Lombricultura

Renovar el Suelo


La utilización de las lombrices para abonar la tierra y así lograr mejores cosechas, es una actividad muy antigua, practicada por egipcios y romanos. Aristóteles bautizó las lombrices como "los intestinos de la tierra". Y en el siglo XIX, Charles Darwin realizó estudios y observaciones acerca del rol desempeñado por las lombrices en la formación del suelo.

En la era moderna, durante la década de 1950, comenzó a desarrollarse la actividad en California (USA), utilizando lombrices rojas originarias de Eurasia (Eisenia foetida). Razón por la cual se las conoce comúnmente como lombrices "rojas californianas".

La Lombricultura es una biotecnología basada en la cría intensiva de lombrices epigeas extremadamente prolíficas, y el tratamiento, por parte de estas, de materia orgánica qué, además de ser sometida a un proceso de descomposición natural llevado a cabo por hongos y bacterias, es atacada por el sistema digestivo de la lombriz.

Como resultado de este proceso, las deyecciones de las lombrices conforman una enmienda orgánica, denominada Humus de Lombriz o lombricompuesto, que posee excelentes característas que mejoran las propiedades físicas y la fertilidad del suelo.

Al mismo tiempo, las lombrices se convierten también en un subproducto, puesto qué, gracias a su alto contenido protéico, se utilizan para la producción de harinas empleadas en la elaboración de alimentos para animales.